Capital San Juan  Ciudad activa



El isotipo, esa particular conexión entre el cuadrado y el círculo, es la mínima expresión y el punto de partida de todo el lenguaje gráfico desarrollado en la propuesta de marca.

Estas simples figuras geométricas son fácilmente reconocibles y por su disposición en estado de equilibrio compositivo, se convierten en un símbolo altamente memorable.

El cuadrado, cuya base es plana y sólida, representa la estabilidad, la sensación de seguridad: los pies sobre la tierra. Esta solidez no implica rigidez, dado a que en el desglose de la marca lo lineal va adoptando distintas formas, se va amoldando al entorno y a las distintas necesidades comunicacionales. así como la gestión se adaptará a las distintas necesidades de la comunidad.

El círculo, esa forma perfecta que representa la eficiencia, desde lo cromático se manifiesta como el factor disruptor que eleva -en el margen superior derecho- lo establecido hacia la innovación, hacerlo mejor y de manera eficiente planteado por esta gestión.

La yuxtaposición de ambas figuras operan ópticamente generando una conexión atravesada por lo estable y lo dinámico, lo tradicional y lo activo, la comunidad y la gestión, Eslabón, Unión, Equipo, Liderazgo.